Te mereces un buen orgasmo

Te mereces un orgasmo

Te mereces un buen orgasmo.


El placer sexual femenino tiene fijado su fecha en el calendario.


El día 8 de Agosto celebramos el día mundial del orgasmo femenino. Las encuestas nos dicen que sólo 5 de cada 10 mujeres alcanzan el orgasmo en sus relaciones sexuales.

El verdadero problema es la falta de comunicación.

Algunas mujeres tienen miedo de expresar sus preferencias sexuales bajo la influencia del que pensarán sus parejas. Aún en el siglo 21, continuamos bajo la mirada de un patriarcado que limita en algunas ocasiones nuestro propio placer. Hay que romper definitivamente, el candado del pudor.

Recordar que hemos venido a este mundo provistas con un órgano en nuestro cuerpo, diseñado específicamente y sólo para el placer, como es el clítoris.

Hay que atreverse a hablar por fin de la sexualidad y hacerlo de manera muy explícita. Nuestras palabras deberían delatar que nuestro juego erótico está mucho más desarrollado. Y, por una vez que los años y la experiencia nos favorecen como mujeres.

“Las chicas jóvenes tienen mucha fuerza, ilusión y ganas de enamoramiento, pero el auténtico deseo va tomando fuerza a partir de los 35 y desde ahí su nivel erótico va ‘in crescendo’.

Debemos ser dignas de nuestro poder otorgado, siendo conscientes de que casi la mitad de las mujeres son multiorgásmicas. El 30% usamos la masturbación como el más eficaz de los ansiolíticos cuando queremos aliviar algún dolor o conciliar mejor el sueño. ¿Porque deberíamos esconderlo?

 

Pensar que la mujer es menos sexual que el hombre es una idea errónea: “El deseo está presente en el ser humano, con más o menos intensidad, pero independientemente de que uno sea hombre o mujer”.


¿Qué ha llevado entonces a subestimar la sexualidad femenina? ¿Porque existen mujeres que no se permiten el placer? Analizando la situación, sólo nos queda la cultura arraigada, que en algunas generaciones fue enseñada.

El peso del coito. Se le ha infundido una sexualidad dolorosa y cargada de vergüenza, culpa o miedo ante el riesgo de infecciones y embarazos no deseados. Esto ha provocado que muchas mujeres consideren el sexo una fuente de malestar e insatisfacción, abocado a la desgana y a la renuncia del placer.

Una mordaza para el placer. Nunca se le permitió expresar su deseo. Como consecuencia, su silencio ha supuesto un grave perjuicio para la relación de pareja.

La cultura le ha negado estímulos eróticos. La pornografía, la publicidad más sugerente, los juguetes eróticos… todo está diseñado para excitar al hombre. Por suerte las cosas están cambiando, cada vez más fabricantes de juguetes sexuales diseñan vibradores y succionadores clítorianos. _y a su vez la pornografía esta dejando de ser tan mainstream, pensando en el papel de la mujer.

Publicidad masculina. Se ha cosificado el cuerpo de la mujer. Ha aprendido a ser deseada, pero no a desear o a conectar con su propio deseo.

Confusión: Sexualidad igual a reproducción, como si esta fuese el único fin, algo que ha sucedido durante muchas generaciones.

Discursos masculinos. El hombre contabiliza sus conquistas. La mujer las oculta. Y se la juzga desde los extremos: castidad y pureza o inmoralidad total. Yo misma soy tachada de guarra por hablar de sexualidad abiertamente, sin pensar tengo criterio y asertividad.

Necesidad de alimentar el ego masculino, aunque el 60% quede insatisfecha. Solo ahora su sexualidad empieza a pertenecerle y se deja llevar por sus sensaciones.

Desconocimiento. Al contrario que el hombre, anatómicamente le resulta más complicado acceder a sus genitales. De hecho al orinar tienen contacto con sus genitales en la palma de sus manos.

 

Te mereces un orgasmo

Durante años a las mujeres NO se le ha enseñado a formarse una visión de sus genitales como zonas erógenas, sino como motivo de problemas.


Acto estrictamente genital. Para sentir placer, la mujer necesita poner en juego sus sentidos y desarrollar un arte de amar. ¿Cuántos encuentros sexuales terminan en el orgasmo masculino y su eyaculación?

Nosotras pensamos que el erotismo empieza en el café de la mañana y ya no acaba. Tradicionalmente, para muchos hombres ha empezado y terminado en la cama.

Debemos ser dueñas de nuestro propio placer, facilitar las instrucciones necesarias, así como promover entre nosotras mismas el poder del orgasmo.

Dicho lo cual, hoy tenemos una buena excusa (y el resto de los días podemos inventarnos otra) para disfrutar del privilegio que nos ha concedido la naturaleza, y tener un buen orgasmo.

Un orgasmo que, también, a diferencia de otras especies, podemos tener no solo bien acompañadas, sino también a solas. Con juguetes, sin juguetes, con la ducha, con la almohada, con las manos. O con la cabeza, casi incluso sin tocarnos.

Cómo nos dice en su libro “Conversaciones sexuales con mi abuela”, Ana Sierra: “Todo el monte es orgasmo”.

Un orgasmo que podemos buscar por cualquier razón o por pura apetencia, porque tenemos no solo la capacidad, sino el derecho a tenerlo.

Un orgasmo que es necesario reivindicar, por todas esas mujeres que alguna vez pensaron que el sexo era solo procrear.


Si te a gustado esta publicación te invitamos a compartir, votar y comentar aquí abajo. Vuestros comentarios y valoraciones son muy importantes para nosotros.

Rebajas de amantis

Vota este artículo !!
[Total: 2 Media: 5]
Iria

Cuando tenía 16 años, llegó a mis manos mi primera novela erótica (Las edades de Lulú). Quedé totalmente prendada de ella y su narrativa, a partir de ahí comencé a escribir mis propios relatos y he hecho de ello un modo de vida, una manera de expresar mi verdadero yo interior. Si quieres conocer más sobre mi trabajo no dejes de visitar el blog www.Relatoseroticosiria.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: