Conoce el mundo Escort

Conoce el mundo Escort

Conoce el mundo Escort


El sexo es uno de los placeres de la vida más ancestrales, y no es de extrañar que exista un gran negocio en torno a esta práctica.

 

Aunque la prostitución es legal en muchos países, no lo son algunas de las prácticas, por ejemplo, la captación de clientes en la calle. Así es como conocemos los de a pie este negocio, desde el exterior de las trabajadoras sexuales.

Visto desde el punto de la jerarquía dentro de la prostitución esta profesión ejercida en las calles no goza de gran aceptación social y suele desprestigiarse.

La estigmatización que cargan estas personas forma parte del negocio y del tipo de producto ofrecido.

Considerada como una de las profesiones más antiguas del mundo junto con la de los abogados.

Esto sucede básicamente porque la herramienta de trabajo no tiene por qué pasar por un refinamiento tecnológico: es el propio cuerpo.

Muchas veces, cuando pensamos en las prostitutas, podemos imaginarnos a una mujer que tiene sexo para pagarse su adicción a las drogas o porque se encuentra en una situación de precariedad.

Durante muchos años se ha desprestigiado a este colectivo de trabajadoras pensando que esta práctica está históricamente unida a la pobreza y las personas más vulnerables, en la gran mayoría de los casos, o directamente a la esclavitud.

No obstante, la figura de las escorts pretende romper con estas ideas y creencias acerca de esta clase de trabajadoras y trabajadores del sexo.

 

Una escort es una acompañante remunerada.

Es decir, una persona a la que un cliente paga por acudir con él a reuniones, fiestas, salidas a otra ciudad, etc.

La contratación puede incluir o no sexo.

 

El concepto ‘escort’ se asocia a mujeres de una gran belleza, como las que puedes encontrar en la agencia de escorts en Barcelona, muchas con estudios, y capaces de ofrecer interesantes conversaciones o incluso actuar como acompañantes para ciertos eventos sociales.

La idea es, básicamente, ir más allá del acto sexual en sí mismo a la hora de vender el cuerpo; el servicio incluye la posibilidad de experimentar algo parecido a una relación afectiva real.

Dicho de esta manera está alternativa nos ofrece una relación no tan fría.

Además también nos regala el relevante sentimiento de superioridad que proporciona estar acompañado por una mujer con un alto nivel de estudios y una excelente presencia.

No todo el mundo tiene muy clara la diferencia entre escort y prostituta, puesto que pueden ofrecer servicios similares (aunque no idénticos).

Básicamente, las (o los) escorts suelen realizar servicios que una prostituta o prostituto no realiza. Las prostitutas suelen cobrar menos, y sus servicios están íntimamente relacionados con la práctica sexual.

En el caso de las escorts, pueden tener relaciones sexuales con los clientes, pero también pueden simplemente acompañarles a eventos, fiestas o viajes de negocios.

Posiblemente, la principal diferencia entre prostitutas y escorts es que éstas últimas pueden realizar servicios de acompañante, es decir, que pueden acudir a eventos sociales con sus clientes. Dicho de otro modo, no limitan sus trabajos a una o dos horas, sino a noches enteras, días, e incluso fines de semanas.

conoce el mundo Scort

Estas mujeres reinventan una profesión libre de estigma utilizando todas las herramientas de la empresa moderna.
El objetivo es ser el mejor acompañante del mundo”.
Preparando su Cv personal con estudios, masters e idiomas. No sólo ofrecen la posibilidad sexual al cliente, si no que, además compañía discreta y cualificada para cualquier evento.

La prostitución como trabajo emocional

La vertiente emocional es, precisamente, lo que distingue a una profesional del sexo de pago.

Es decir, follar es lo de menos.

Los clientes pagan por bienestar: buscan mejorar su autoestima y afecto.

Como quien va a yoga, al gimnasio o queda con las amigas “para volver como nueva”.

Solo que ellos, “que suelen trabajar menos sus emociones”, eligen ponerse en manos de una mujer que, aparentemente, sólo va a proporcionarles placer sexual, pero que preparada y cualificada también puede ofrecer una grata compañia.

En realidad el negocio de la prostitución sea en la calle o como escort lo que vende en realidad no es sexo…es tiempo. 

A todos nos falta tiempo para escuchar y que nos escuchen. Ellas, empoderadas y orgullosas de su oficio por un lado son expertas en ofrecer cariño y comprensión, en dar caricias.

Por otro, son mujeres que saben crear atmósferas de fantasía sexual en el perímetro de un dormitorio.

Saben contar cuentos.

Vota este artículo !!
[Total: 1 Media: 5]
logo

Blog Erótico – Blog sobre sexualidad.
Reunimos en un único blog de noticias los mejores relatos eróticos, Bdsm, Swinger, LGTBI+, y mucho más…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: